flechaatras

La voz del árbol

Manuel Alcorlo

La voz del árbol

Gloria Solas

El soporte

José-Felix Álvarez Prieto

La Ventana  Apolonia

J.J. Ruiz Ezquerro

Un camino visual ...

Jesús Lázaro Docio

Lo que queda del día

Vicente Llorca

Utopos

Rosemary Vargas

Ante las piezas...

Capi Corrales

Otra Escritura

Fernando Castro

Tal vez el arte...

Victoria Sendon

La pequeña gran ...

Adolfo Castaño

flechaatras

Ante las piezas de Paz, a una le baila el espíritu. Si, bailan el espíritu, la mente y el cuerpo en armonía con la vida, con el universo, con lo que hay. La dualidad es extrema, fuerte, tremendamente obvia. Y, sin embargo, lejos de llevar a la parálisis, nos lleva a un lugar en que lo que experimentamos podría describirse como falta de desmembramiento psíquico. La reconciliación con lo paradójico, con la 'vida tal cual la experimentamos cotidianamente en todas sus (y nuestras) manifestaciones. Porque la fuerza de su abrazo se engendra y manifiesta en suavidad. y la duda se desvanece. Quizás las cosas no existen más allá de ser percibidas. ¿Ya quién le importa eso ? ¿Qué significa existir en cualquier caso? Existan o no más allá de nuestras percepciones, las cosas son, y haberlas, hailas. Hay esculturas de Paz Santos. y son esculturas las de Paz Santos. y mi ojo ríe con ellas, y dejo de pensar, de mirar, de buscar. El cuerpo baila, la mente baila, el espíritu baila.

            ¿En qué pensaba cuando entré aquí? ¿Por qué lloraba, si llorar es lo que hacía ? Quien sabe. No recuerdo apenas nada. En cualquier caso, que me quiten lo bailao!

Capi Corrales Rodrigáñez

 

Escultora Paz Santos