flechaatras

La voz del árbol

Manuel Alcorlo

La voz del árbol

Gloria Solas

El soporte

José-Felix Álvarez Prieto

La Ventana  Apolonia

J.J. Ruiz Ezquerro

Un camino visual ...

Jesús Lázaro Docio

Lo que queda del día

Vicente Llorca

Utopos

Rosemary Vargas

Ante las piezas...

Capi Corrales

Otra Escritura

Fernando Castro

Tal vez el arte...

Victoria Sendon

La pequeña gran ...

Adolfo Castaño

flechaatras

El soporte

    Poco tengo que decir sobre la obra de Paz Santos. Porque su obra hay que mirarla y tocarla, contemplarla y acariciarla. Mirar la comba de la pierna que sale de un tronco de madera y pasar suavemente la mano para sentir la sensualidad de su forma. Hay que hablar poco y percibir mucho. Introducir la mano por  el hueco de uno de los maravillosos "Besos" pulidos y acariciar las curvas de la madera, creadas a base de sudor y esfuerzo.

    Una vez contempladas sus obras con deleite, me doy cuenta que el soporte es algo fundamental para la artista. La forma, la textura, el color o el volumen nacen del soporte. Así fue, así es y probablemente así será. Recuerdo algunas de sus anteriores exposiciones: "Entre ventanas" era un homenaje a los soportes de acero flexibles de sus cuadrados de madera vacíos. "Utopos" contenía piezas que se apoyaban en sí mismas o que hacían sentir la ingravidez de un soporte (o de su ausencia, como en la "Cinta de Moebius"). En "La Voz del Árbol", las piezas tienen una solidez excepcional que nace de su soporte. En esta exposición el soporte es la madera que es también la materia. Podíamos decir que de una pieza de madera Paz Santos consigue una forma que se soporta en la misma madera que es la base de la obra. Son piezas únicas, macizas por su rotundez y al mismo tiempo ligeras por su tratamiento, por los huecos que contienen, por la forma de sacar, de escarbar, de minar un soporte hasta dejarlo reducido a una pieza, a una obra de arte en donde el soporte sigue siendo el mismo que antes de empezar la obra.

    El soporte de unas letras del Abecedario es un tronco de madera que se abre en y griega; en otra época el soporte del Abecedario fue la propia Cinta de Moebius. Las piernas, finísimamente esculpidas, se soportan en un tronco de árbol en el que se ha ahondado lo suficiente y necesario para que el soporte siga existiendo como tal. Y así con cada una de sus piezas.

    No quiero seguir hablando, prefiero mirar y acariciar…

José-Félix Álvarez Prieto

 

Escultora Paz Santos