flechaatras

La voz del árbol

Manuel Alcorlo

La voz del árbol

Gloria Solas

El soporte

José-Felix Álvarez Prieto

La Ventana  Apolonia

J.J. Ruiz Ezquerro

Un camino visual ...

Jesús Lázaro Docio

Lo que queda del día

Vicente Llorca

Utopos

Rosemary Vargas

Ante las piezas...

Capi Corrales

Otra Escritura

Fernando Castro

Tal vez el arte...

Victoria Sendon

La pequeña gran ...

Adolfo Castaño

flechaatras

Un camino visual que conduce...

     Después de miles de años de presencias artísticas, parece que con demasiada frecuencia se busca todavía en el arte las apariencias de lo físico, de lo sólido, de lo real conocido. La evocación reconocida de una presencia creativa que nos identifique y que colme nuestro apetito de disfrutar de la necesidad de entender lo que vemos, de entender la Creación. Nos llega a producir pánico la visión de lo esencial, de la propia libertad terrible de elección y reflexión que provoca el espacio vacío.

     Y es que, demasiado acostumbrados a cubrir nuestras necesidades que a su vez provocan nuevas necesidades ya rellenar con materia la carencia de ser y el miedo a estar, solemos sustituir dichas necesidades por tener más que por ser.

     Paz Santos nos propone -con su arte silencioso, sutil, delicado y lleno de equilibrios- una reflexión sobre el camino visual de sus formas esenciales.

     Así, a través de sus líneas espaciales nos conduce hasta ventanas que debemos rellenar con nuestros propios contenidos. La obra de arte deja de ser una ventana artificial, plena de apariencias inmóviles para convertirse en una ventana real que nos invita no tanto a ver como a explorar y descubrir las apariencias de lo volátil, de lo incorpóreo.

     Lo corpóreo desaparece, el espectáculo de ropas y máscaras vacías cae ante la desnudez de la línea, del signo que, ordenado, sirve para salvar las cosas del caos, funcionando como un código gen ético esencial que nosotros debemos completar.

    La propia ingravidez de estos sencillos signos que conforman sistemas de variables infinitas, nos invita a la reflexión contemplativa, al encuentro y al diálogo.

    Estoy convencido de que todos somos potencialmente artistas. Es por eso que invito al activo y reflexivo contemplador, a dejarse llevar por la presencia de estas formas de Paz Santos que no buscan la ilusión moderna ni posmoderna de la creación sino de la recepción. Con ellas la artista da forma a lo que ella misma ha recibido, estableciendo un diálogo en el que el propio objeto artístico habla, si nos paramos a escuchar...

Jesús Lázaró Docio

Historiador de Arte

Escultora Paz Santos